El estudiante Mikael Sokorochin, después de ver las atrocidades cometidas por las fuerzas de Putin en Bucha, pinta las palabras “Putin = Guerra” en una pared.

Dos días después, dijo, la policía lo localizó, lo detuvo y lo golpeó. Después de su liberación, decidió que era hora de huir de Rusia.

Sokorochin dijo sobre el incidente: “Fui arrestado y puesto bajo tierra. Me mostraron una orden de allanamiento de mi apartamento y llevaron a cabo el allanamiento. Fue rápido y parecía un mal sueño, para ser justos”.

También señaló que después de que lo llevaron a la estación de policía, “me pusieron en la pared, me ordenaron que me parara en la pared y luego me hicieron preguntas y me amenazaron. Cuando estaba respondiendo preguntas de una manera que no le gustaba a la policía, me golpearon, me dieron palmadas en el cuello y me golpearon varias veces en el hombro. me amenazaron Los hombres que estaban haciendo esto amenazaban con golpearme los dedos con un martillo y expulsarme de la universidad, lo que me expondría al servicio militar obligatorio”.

Continuó: “Creo que querían que les dijera quién fue la idea del graffiti. No creían que fuera mi idea. Pero cuando eso fue seguro, querían que admitiera que estaba mal y querían grabar un video como ejemplo”.

El estudiante confirmó que sucumbió a los soldados bajo la presión de ellos y agregó: “Grabé un video en el que decía que amo a Putin y apoyo sus acciones en Ucrania, pero esto es mentira. Después de grabar el video, me liberaron”.

Cuando se le preguntó por qué había pintado las palabras “Putin = Guerra” en la pared, Sokorochin respondió: “Después de la masacre en Bucha, sentí que no tenía derecho a quedarme quieto, que debería hacer cualquier cosa al menos para demostrar que soy no es cómplice de esta tragedia y asesinatos”. “.

Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *