• Una muestra de 47 prendas analizada por Greenpeace muestra la presencia de químicos prohibidos como ftalatos y formaldehído en calzado y ropa infantil


  • Violar las normas ambientales de la UE sobre productos químicos y poner en peligro la salud de las personas, dice una ONG


  • La marca japonesa opera en un centenar de países con un modelo de moda ultrarrápida de producción y distribución ‘low cost’

Sin embargo, detrás de los vestidos para 10,99 euros o jerseys a 11,49 euros, esconde un modelo de producción, creado por Chris Xu, que ha hecho saltar las alarmas por su impacto medioambiental.

47 productos analizados

La organización ecologista Greenpeace ha advertido que Shein utiliza químicos peligrosos para la saludprohibido por la normativa europea.

Greenpeace ha analizado los químicos en una muestra 47 productos Ella en. La selección para el estudio incluyó ropa y calzado para hombres, mujeres, niños y bebés de los sitios web de Shein en Austria, Alemania, Italia, España y Suiza, y cinco artículos de una tienda emergente en Munich. (Alemania).

Descubrieron que siete de ellos (15 %) contenían productos químicos peligrosos que superaban los límites reglamentarios de la UE. Además, cinco de estos productos superan los límites en un 100 % o más, mientras que según las pruebas un total de 15 de los productos contienen sustancias químicas peligrosas en niveles que la ONG considera “preocupantes” por encima del certificado OEKO Tex (32 %)( dos).

Greenpeace considera que “esto es relevante porque hasta el 60% de los productos que se venden en el Black Friday pertenecen a la categoría de ropa, calzado o complementos”.

¿Cómo se realizó el estudio?

Para analizar los 47 productos seleccionados, se enviaron al laboratorio independiente BUI para su análisis químico. Greenpeace señala que encontraron niveles muy altos de ftalatos en los zapatos y formaldehído en la ropa de los niños.

En opinión de la organización, la presencia de estos productos químicos demuestra “la actitud negligente de Shein hacia los riesgos ambientales y para la salud humana asociados con el uso de sustancias químicas peligrosas, cuando estas entran en conflicto con su propio beneficio económico”

El informe destaca que la empresa, con sede en Nanjing (China) “está violando las normas ambientales de la UE sobre productos químicos y poniendo en peligro la salud de las personas quienes consumen sus productos y quienes trabajan para producirlos”, dice Greenpeace.

Un modelo cuestionado

La organización señala que los resultados del estudio muestran que el uso de productos químicos peligrosos favorece la modelo comercial de moda ultra rápida shein, “Que es lo opuesto a estar preparado para el futuro. Los productos de Shein que contienen químicos peligrosos están inundando los mercados europeos y violando regulaciones que las autoridades no hacen cumplir”, dijo. celia ojedaOficial de Biodiversidad en Greenpeace.

En esencia, el modelo de negocio lineal de la ‘moda rápida’ “es totalmente incompatible con un futuro que respete el planeta, pero el auge de la moda ultrarrápida o ‘ultra fast fashion’ liderada por Shein está acelerando aún más la catástrofe climática y ambiental y debe detenerse en seco mediante una legislación vinculante”, dice Ojeda.

Cumplir con la normativa europea

Greenpeace pide a la UE que haga cumplir sus leyes sobre productos químicos peligrosos, que en su opinión “son un requisito básico para lograr una economía textil circular y el fin de la moda rápida, tal y como establece la propia Estrategia Textil de la UE”.

Además, la ONG considera que las propuestas de la UE también deben abordar el inhumano sistema de “explotación y destrucción que utiliza la moda ultrarrápida que no debería tener cabida en ninguna industria en el siglo XXI, responsabilizando a las empresas por la explotación ambiental y social en sus cadenas de suministro y el impacto del desperdicio de moda. Esto también debe ser abordado con urgencia a través de un tratado global, similar al Tratado Internacional contra la Contaminación por Plásticos de la UNEA (Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) que se está discutiendo actualmente, para finalmente abordar la gigantesca huella de carbono que produce la industria de la moda”, agregó Ojeda Martínez.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *