• La situación de Atención Primaria en España es “crítica”, pero en el caso de Madrid es “especialmente cruenta”, afirman los sindicatos médicos


  • Los médicos de Madrid y Cantabria están en huelga indefinida y los de Navarra amenazan con sumarse a la huelga


  • Las plazas de Medicina de Familia han subido un 36% a nivel nacional, pero en la Comunidad de Madrid se han reducido un 2%, denuncia Darias

Los médicos de urgencias de los centros de salud están en pie de guerra en la Comunidad de Madrid. Ellos no son los únicos. Los médicos de Atención Primaria de Cantabria y sus compañeros de Navarra también han comenzado a tomar medidas ante una situación que los sindicatos convocantes consideran “crítico” debido a la sobrecarga de personal y las malas condiciones de trabajo.

¿Lo que está sucediendo? El problema, dicen, está muy extendido por toda España y se ha agravado tras la pandemia. Faltan médicos de familia. Es un hecho. Aunque la situación en Madrid es aún peor, como se ha puesto de manifiesto con la “caótica reapertura” de los centros de urgenciasdenuncian las asociaciones médicas.

Ninguna comunidad autónoma había mantenido cerrados estos servicios durante tanto tiempo y ahora la Comunidad de Madrid los ha reabierto sin contratar más personal. Antes de la pandemia había 360 médicos para 80 puestos de urgencias extrahospitalarias. Ahora hay 228 médicos, explica María Justicia, presidenta de Atención Primaria de la Asociación de Médicos y Titulados de Madrid (AMYTS), organizadora de la huelga. ¿Qué pasó con el resto del personal? Muchos fueron reubicados en servicios que siguen operativos, como los vehículos de intervención rápida o el centro de coordinación. Así que los números no cuadran, dice el doctor.

Guardias voluntarias o videoconsultas

Para suplir esta falta de personal, una de las propuestas de la Consejería de Sanidad madrileña fue ofrecer turnos voluntarios a los médicos de familia en los centros de salud, pero “a 19 euros brutos la hora”, la respuesta no fue la esperada. “Si se les pagara de manera justa, por ejemplo al precio de un bomberoque cobran más del doble, la situación cambiaría”, reconoce Ana Giménez, secretaria técnica de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

La última propuesta del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha sido optar por la videoconsulta en aquellos centros en los que no es posible disponer físicamente de un médico. De modo que 46 puntos tendrán un médico y una enfermera, y los otros 34 con dos enfermeras y videoconsulta con un médico. “Un modelo transitorio de organización de los centros de salud 24 horas hasta que se redirija la situación de conflictividad laboral generada en los primeros 10 días de reapertura de esta red“, anunció la Comunidad el lunes en un comunicado de prensa. Un “tonto”, considera María Justicia, porque “¿cómo van a explorar un dolor abdominal, un dolor torácico o un dolor de cabeza? Las urgencias no se pueden hacer telemáticamente, tienen que tener un médico”, subraya la portavoz de AMYTS.

Ayuso acusa y Darias responde

Según el presidente de la Comunidad de Madrid, el problema es, además de “un profundo activismo político”, la falta de médicos en España y “el Gobierno no hace nada, está más ocupado indultando, liberando a presos etarras y seguir empoderándose”, Ayuso acusó en una entrevista en El Programa Ana Rosa. “Médico que está en el paro, médico que esta tarde contrato en la Comunidad de Madrid”, ha dicho. La ministra de Salud, Carolina Darias, no tardó en responder: “Ante los exabruptos de la señora Ayuso, unos datos contundentes y demoledores”. Las plazas de Medicina de Familia han subido un 36% a nivel nacional, pero en la Comunidad de Madrid se han reducido un 2%. “Los servicios de urgencias de Atención Primaria han aumentado un 30% desde 2018, mientras que en Madrid la plantilla ha disminuido un 38%”.

En Madrid se ha invertido mucho menos, dice Darias, aunque lo cierto es que la falta de médicos de Atención Primaria es un problema que afecta a toda España. En La Rioja, reconocen fuentes del Ministerio de Sanidad NIUS, también es un problema por el alto porcentaje de médicos que se jubilan, pero “nuestros 15 puntos de asistencia continua, salvo imprevistos, funcionan con normalidad y, por supuesto, no se nos ocurre abrir uno si no está el médico”, explican a NIUS.

¿Cuál es la situación en otras comunidades autónomas? En En Cantabria, por ejemplo, los médicos de Atención Primaria iniciaron este lunes una huelga indefinida como medida de protesta por las condiciones de trabajo “precarias” y el aumento de las agresiones. En Navarra, los sindicatos médicos han dado margen a la negociación, pero la amenaza de huelga está encima de la mesa.

Más pacientes, menos médicos

En Galicia, la situación de Atención Primaria tampoco es buena. La saturación de los centros de salud ha pasado de ser puntual a cronificarse. “Claramente hemos empeorado con la pandemia”, dice Jesús Sueiro, portavoz de la Asociación Gallega de Medicina Familiar y Comunitaria (AGAMFEC). Hay más demanda de pacientes y menos médicos para atender estas consultas. “En los centros hay dos situaciones: o los médicos tienen agendas inasumibles, entre 40 y 50 pacientes diarios; o que hay listas de espera para acceder al médico de familia que pueden superar los diez días”, explica.

“Hay pacientes que ahora vienen a la clínica por un resfriado, cuando antes no lo hacían. A esto debemos se suman los pacientes descompensados ​​crónicos por falta de atención durante la pandemia y la gran bomba de relojería que es la salud mental. Se ha multiplicado la atención a personas con trastornos, estrés y ansiedad”, dice el doctor.

Sin reemplazo para jubilados en Atención Primaria “precaria”

El problema es que no hay suficientes médicos para cubrir esa demanda. No hay quien pueda reemplazar a todas esas bajas y reemplazo a los que se jubilan. “Lo que ha pasado es que ha habido una total falta de previsión. Llevamos diez años advirtiendo que esto iba a pasar porque la media de edad de los médicos era muy alta y se iba a venir una avalancha de jubilaciones”, dice Jesús Sueiro.

No hay médicos que tirar porque, explica, no hay médicos que quieran trabajar en la precaria Atención Primaria. “Por mucho que aumentemos el número de vacantes, si no aumentamos la calidad de los contratos, la situación no se va a solucionar”, predice. “Los médicos eligen primero trabajar en un hospital, en mutuas o en clínicas privadas. Incluso prefieren irse al extranjero a trabajar porque tienen mejores condiciones que en Atención Primaria”.

Una Atención Primaria “moribunda” de donde salen los que pueden

Una situación que también se repite en Andalucía. “En Madrid la situación se ha afianzado, pero es un problema generalizado en toda España, reconoce Rafael Gómez, del Sindicato Médico de Sevilla. “Atención Primaria se está muriendo, con centros de salud, como Lebrija, por ejemplo, en el que debe haber 15 médicos de familia, solo hay seis y de los cuatro pediatras, solo hay 2. Los médicos se van por las condiciones laborales están adentro, con horarios extenuantes, citas cada cinco minutos, estrés, cansancio….”.

Incluso en el País Vasco, una de las comunidades donde los médicos de Atención Primaria están mejor pagados y donde tienen mejores condiciones laborales, se quejan de “una enorme” falta acentuada de profesionales porque las condiciones de trabajo “no son buenas y los que pueden se van”afirma Mabel Arciniega, secretaria general del Sindicato Médico de Euskadi.

¿Cuánto cobra un médico de familia en España?

Faltan médicos de Atención Primaria en toda España y no porque no haya profesionales formados, sino porque o se van a las regiones con mejores condiciones (Murcia o País Vasco) o se van directamente al extranjerocoinciden de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos.

Sueldo anual del medico de familia

Sueldo anual del medico de familiaTrabajado

Según los portales de empleo, el salario medio de un médico de familia es de unos 43.600 euros brutos al año, unos 2.360 euros netos al mes. Un salario base que, siendo funcionarios, lo fija el Ministerio, aunque luego cada comunidad autónoma establece unas bonificaciones y mejoras laborales en forma de salario o de jornada, explican a NIUS las organizaciones sindicales. De hecho, según el portal Trabajado, Madrid es uno de los menos pagados. Un salario que en Francia se puede multiplicar por dos o por más de tres en Alemania. Al salario más bajo hay que añadir que en la Comunidad de Madrid la vida es más cara que en otros lugares de España.

Los médicos de familia vienen de unos años negativos en cuanto a salario. Entre 2009 y 2018 perdieron un 17% de poder adquisitivo en promedio. Ligeramente por encima de esa media se encontraban las madrileñas, que con un 17,4% eran las habitaciones que más perdían, según el informe comparativo de Esteban Lifschitz y otros autores que el Ministerio de Sanidad cita como referencia. Además, Madrid es una de las comunidades donde los médicos trabajan 37,5 horas semanales, frente a las 35 del País Vasco, Andalucía y otras seis regiones.

España, una cantera de médicos en Europa

“España es la cantera, forma médicos porque el sistema es muy bueno en todas las especialidades, y Europa los recoge porque las condiciones laborales y económicas nada tienen que ver con España, en general, y en la Comunidad de Madrid en particular donde se han dedicado a maltratar a los médicos y maltratar a Atención Primaria”, considera María Justicia, presidenta de Atención Primaria de AMYTS.

España se encuentra en una “situación crítica” pero en el caso de Madrid es “especialmente sangrienta”, coincide Ana Giménez, secretaria técnica de organización del CESM. “Aragón o Murcia tratan a sus médicos mucho mejor que Madrid y tienen la mitad de problemas”. “Que faltan médicos es el mantra que siempre repiten, pero nunca se paran a pensar por qué los médicos de la Comunidad de Madrid se van a otras comunidades de vecinos“, también señalan desde AMYTS.

Como explica María Justicia, invertir en Atención Primaria es “salud”. La OMS, dice el experto, recomienda invertir el 25% del presupuesto sanitario en Atención Primaria, aunque en España, de media, solo se invierte el 14% y en Madrid la cifra no llega al 11%. Si a esto le sumamos el “despropósito y el caos” que supone intentar cubrir el servicio de 78 centros con el mismo personal que antes había para 40, convocar a los profesionales con un mensaje al móvil la noche anterior, dividir los equipos y trasladar a los médicos de forma unilateral a kilómetros de distancia y de un día para otro, es “normal” que haya gente que se dé de baja por la ansiedad de no poder realizar su trabajo en estas condiciones. “No son bajas, es que en Madrid estamos a punto de estallar”, advierte el médico.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *