• El doctor Álex Barros dirige la Asociación de Médicos Españoles en Europa y nota “una afluencia masiva”


  • “Viendo los miles de médicos que se van de España y las listas de espera, dudo que seamos el mejor sistema sanitario del mundo”, dice.


  • El médico residente cuenta en esta entrevista por qué decidió no hacer la especialidad en España, y la económica no fue la única razón, subraya

La diáspora de médicos españoles que emigran a otros países europeos cada vez empieza antes y cada vez son más. Porque ya no son solo los especialistas los que deciden irse a trabajar al extranjero. También están los que, como Alex Barros, nada más acabar la carrera, deciden hacer la especialidad fuera de España para dejar de pedir ayuda económica a sus familias. “Porque con el sueldo de residente no sirve”, dice,

Es esta, la motivación económica junto con la Flexibilidad laboral, que empuja a miles de médicos a dejar a sus familias e irse a trabajar y especializarse en países como Alemania.una. El Dr. Barros llegó allí hace cinco años. A los 18 años dejó su Ourense natal para estudiar Medicina en la Universidad Alfonso X el Sabio, de Madrid. A los 25 años se fue a Alemania donde, además de hacer una doble especialidad, ha creado la Asociación de Médicos Españoles en Europa. Una asociación que, hace dos años, contaba con 20 seguidores en Facebook y 100 en Instagram, pero hoy cuenta con 1.200 y 4.600 respectivamente.

de cómo y por qué Crece el interés de los estudiantes de Medicina en España por hacer la residencia en el extranjero Alex Barros habla en esta entrevista, con un fragmento que se puede ver en el video que encabeza esta información. Una charla en la que el doctor no duda de que la formación española sigue siendo una de las mejores. Otra cosa, apunta, es el sistema.

Pregunta: ¿Por qué decidiste no estudiar la especialidad en España?

Respuesta: Cuando estaba estudiando Medicina, vi condiciones que no me gustaban para nada. Los vecinos llegaron muy justos a finales de mes. Me dijeron que durante los primeros tres años tuvieron dificultades para pagar las cuentas. A mí, que vengo de Galicia, después de seis años de estudios totalmente financiados por mis padres, de tener que estar otros dos o tres años pidiéndoles ayuda económica a mis padres, se me cayó la cara de vergüenza y dije: no me voy a ir aquí. gastar. Tengo que buscar la manera de ser independiente económicamente, no puede ser que a los 24 o 25 años siga dependiendo de mis padres.

El MIR es un sistema de embudo en el que se nos ve como números, no como personas

Además, está el sistema MIR, que es un sistema de embudo, como todas las oposiciones, creo. Somos vistos como números, no como personas. No deja de ser un negocio y nosotros somos los perdedores, porque si cada año se ofrecen 6000 o 7000 plazas médicas y se postulan 9000, 10000 y hasta 11000 personas, eso quiere decir que son 3000 los que se quedan de repente, afuera sin ninguna plaza Estos jóvenes la gente tiene que estar dependiendo de la familia un año o dos o el tiempo que necesiten hasta conseguir un lugar. El Estado no es capaz de dar salida a estos jóvenes que se quedan sin trabajo.

Entonces es un sistema inflexible, porque entras a un lugar y no sabes si realmente es lo que te gusta, pero no puedes cambiarte a ti mismo, si el jefe o los compañeros son tóxicos, por ejemplo. Si quieres formar una familia o ser madre es muy difícil, es un sistema completamente inflexible. Así que dije, voy a ver qué hay ahí fuera.

r Que no había información. En 2016 cuando me planteé veo que no hay información de nada, era como una zona oscura, nadie se planteaba hacer la especialidad fuera de España. Busqué en Francia, Alemania, Canadá y vi que no había casi nada de información. Estuve un año bombardeando con correos las embajadas de Canadá, Portugal, Francia, Suiza, Alemania…, todos los días les enviaba un correo y así me iba informando de cómo se hacían las cosas en otros países, y al final me quedé con Alemania

r Porque consideré que era lo que mejor se adaptaba a lo que buscaba, que fuera un sistema flexible que me permitiera crecer, ser económicamente independiente y que no se penalizaran los cambios ni los aprendizajes. Porque en España, por ejemplo, si entras en Neurología, pero a los dos o tres años quieres cambiar a Psiquiatría, no se puede, tienes que repetir MIR. En la mayoría de países no te sancionan, todo lo contrario, pero en España te sancionan porque tienes que repetir el MIR, empiezas de cero, te vuelve a bajar el sueldo. Es un sistema que no se adapta a nuestra sociedad, no se actualiza.

En Alemania, no tienes que estar contando dinero o matando guardias para llegar a fin de mes.

P. ¿Qué especialidad eligió?

r Hice la doble especialidad, hice Neurología y Neurofisiología porque aquí están unidas, aunque en España están separadas, y ahora estoy haciendo Psiquiatría. Además, paralelamente, soy médico de urgencias. Estoy en ambulancias, a veces en helicópteros, una o dos veces al mes, como máximo. Mi trabajo principal es como neurólogo y psiquiatra.

P. ¿Qué diferencias ves entre los sistemas sanitarios español y alemán?

r Hay una gran diferencia salarial. No te haces rico, pero no tienes que estar contando dinero o matando guardias para llegar a fin de mes como hacen mis colegas en España. Un médico recién titulado, según la comunidad autónoma, cobra entre 900 y 1.000 euros, no cobra más. Luego con guardias un poco más, pero vivir en ciudades como Madrid o Barcelona no es barato, está al nivel de cualquier ciudad alemana, pero aquí a nivel de salario, llegamos a fin de mes y podemos empezar nuestros proyectos.

También hay grandes diferencias en términos de flexibilidad del sistema. El sistema se adapta a ti y no al revés. Tienes tu idea, te vas haciendo, eres un gerundio, no un participio, vas marcando tu camino sin esos impedimentos burocráticos estatales como los que hay en España, y eso claro ya es una diferencia brutal porque aquí te haces como tú quieres. Esa sensación de libertad de que eres el capitán de tu barco, es la mayor diferencia que veo entre Alemania y España, yo dirijo esto aquí, me dirijo en España.

P. ¿Cómo ve a sus compañeros españoles?

r Hay mucha frustración porque tienen sueldos que no se corresponden con el nivel de responsabilidad, de guardias, de sacrificio que eso conlleva. Están bastante quemados por cómo está la organización del trabajo y la saturación del sistema, porque tienen muchos pacientes para el tiempo disponible. Esto se reporta mucho más en atención primaria, pero esto ocurre en todo el sistema en general en España.

Mi mayor sacrificio es no ver a mis padres tanto como quisiera y estar lejos de mi gente.

P. ¿Qué ha tenido que sacrificar para estar donde está?

r Mucho. No hay nada gratis y todo tiene su lado bueno y malo. El hecho de venir a Alemania me ha traído más cosas buenas que malas, desde mi punto de vista. Sé que he sacrificado muchas cosas. He estado lejos de mi familia desde los 18 años, primero en Madrid y ahora en Alemania, estoy lejos de mis amigos. No estoy en mi tierra, en Galicia, como me gustaría algún día. No veo a mis padres tan a menudo como me gustaría y estoy lejos de mi gente, ese es el mayor sacrificio que he hecho.

P. Como presidente de la Asociación de Médicos Españoles en Europa, ¿nota que cada vez hay más médicos en la UE?

r Sí noto que la afluencia es masiva. Lo primero que hice fue crear un grupo de Facebook en 2020 y la asociación de Médicos Españoles en Europa, la fundé en marzo de 2022. Y lo que se ve es que lo que inicialmente eran residentes se han convertido en especialistas, estudiantes de segundo o tercer año, o muchos compatriotas que ni siquiera han estudiado en España, sino que han estudiado en el extranjero. También hay gente de Latinoamérica, o de otras ramas de la salud como farmacéuticos, dentistas, enfermeros…

Me pregunto de dónde sacan que el sistema sanitario español es el mejor del mundo

P. Pero, la formación médica en España sigue siendo una de las mejores de Europa, ¿no?

r Sí, somos un regalo para Europa, porque la formación española es muy, muy buena, y eso se nota cuando sales y te ves solo conduciendo el gallinero. Ahí es cuando sabes si estás listo o no. Esa es la razón por la que nos están recibiendo en el extranjero, porque estamos bien entrenados.

Pero cuando escucho que el sistema sanitario español es el mejor del mundo, me pregunto de dónde sacan eso, en qué se basan, porque cuando veo los miles de médicos o enfermeras que salen del país cada año o cuando veo las listas de espera de meses para cualquier prueba médica, me cuestiono si realmente somos la mejor sanidad del mundo, sobre todo cuando empiezo a conocer otros sistemas como el alemán, belga, suizo, sueco, noruego o francés. No sé de dónde saca la gente esa afirmación, quizás si vieron los datos… pero después de cinco años viviendo en Alemania, y conociendo otros sistemas, ya no creo que la sanidad española sea la mejor sanidad del mundo.

Pero, claro, para Europa somos un regalo, ¡claro que lo somos! Cubren tus necesidades con médicos españoles, italianos y griegos. Médicos muy bien formados que les gustan mucho porque han sido gratis y trabajamos tanto como los alemanes, así que les va bien el negocio.

P. Haciendo cuentas, ¿es esto un fracaso para el país?

r Sí, es un fracaso ya que el estado, las comunidades autónomas, los gobernantes de ambos bandos no han sabido responder al presente. Creo que se han basado en lo que funcionó, pero lo que funcionó ya no funciona y si no actualizas te quedas atrás. El problema que yo veo, desde la neutralidad ideológica, es: si viene un partido político y tiene una buena idea, los del otro lo van a tumbar y viceversa. Al igual que la educación, la salud está muy politizada y eso requiere un pacto de partido, un pacto de Estado, porque si me ofrecieran un poco de flexibilidad y un poco de mejor salario, la mitad de los que estamos fuera nos hubiésemos quedado. , Estoy seguro de ello.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *