• Page critica la abolición de la sedición con quienes intentaron “romper” la Constitución


  • Lambán considera que lo ocurrido en Cataluña fue “gravedad” y los tribunales “calibraron perfectamente lo ocurrido” al considerarlo sedición


  • El presidente de Castilla-La Mancha cree que se están cambiando las reglas en pleno partido, con Puigdemont aún pendiente de juicio y recursos en tribunales europeos

“Dejar la solución en manos de aquellos cuyo objetivo es romper la convivencia no es el camino correcto”, comentó minutos después el presidente catalano-manchego. el presidente de la Generalitat, Pere Aragonésha vendido la represión de la sedición como un logro: “Hemos llegado a un acuerdo con el Estado para reprimir el delito de sedición”, ha dicho Aragonés (ERC).

La página cree que es legítimo abrir un debate sobre la tipificación penal para abordar lo ocurrido en Cataluña, pero “a día de hoy no toca”, porque “interfiere” en un proceso aún abierto en España y en los tribunales europeos. “No puedes cambiar las reglas en medio del juego. Puigdemont tiene que venir aquí primero y luego ya hablamos de cómo clasificamos los intentos futuros”, afirmó. El presidente de Castilla-La Mancha aboga por pactar “con los que defienden la Constitución” y no “con lo que quieran acabar con ella” cualquier pacto para reformar los tipos penales que hacen frente a la “operación prevista de incumplimiento constitucional” que se produjo en 2017. “Estamos en una escalada de precios, y lo único que va a salir más barato es el ataque a la Constitución”, señaló.

Lambán: “Fue muy grave”

El mismo rechazo a la reforma ha expresado el presidente del Gobierno de Aragón y secretario general del PSOE autonómico, Javier Lambán. Lambán ha reiterado este viernes su rechazo a la derogación del delito de sedición y ha aseverado que lo ocurrido en Cataluña “fue muy grave”.

En rueda de prensa, Javier Lambán afirmó que “intentó alterar el orden constitucionalla Fiscalía incluso pidió que se tipificara como delito de rebelión y, al final, el Tribunal Supremo estableció que había sido sedición”, añadiendo que la respuesta del Gobierno de España fue “ajustada” y los tribunales de justicia “calibraron perfectamente lo que había pasado“.

Lambán ha aseverado que “el Estado de derecho, ante cualquier posibilidad de atentado contra la Constitución, debe estar muy bien armado política y jurídicamente”, por lo que, además de la legislación vigente, incluido el Código Penal, debería tener “otras herramientas”. También ha dicho que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, sabe cuál es su posición respecto al delito de sedición, que ha expresado en los órganos del PSOE, señalando que entre los dos gobiernos hay “relaciones de lealtad“.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *