Dubái, Emiratos Árabes Unidos (CNN) — Los talibanes afganos comenzaron a flagelar públicamente a las personas acusadas de cometer delitos en Afganistán, lo que genera temores de que el grupo regrese por completo a su estricto gobierno.

En una declaración emitida por la Corte Suprema afgana el 13 de noviembre, el líder supremo talibán ordenó a los funcionarios judiciales implementar la flagelación de los condenados por delitos como adulterio, robo o secuestro, diciendo que “dicho castigo es aplicable de acuerdo con la ley islámica”.

Durante su gobierno anterior, en la década de 1990, los talibanes eran conocidos por su estricta interpretación y aplicación severa de la ley islámica.

Desde que se emitió el decreto, la Corte Suprema afgana anunció que muchas personas en todo el país han sido flageladas públicamente.

El último fue el miércoles, cuando 12 personas fueron azotadas frente a una multitud de personas en un estadio de fútbol en la provincia de Logar, según la Corte Suprema, mientras que sus presuntos delitos no fueron revelados.

El 14 de noviembre, dijo la Corte Suprema, cinco hombres fueron arrestados y acusados ​​de robo en Kandahar, y cada uno de ellos recibió siete meses de prisión y entre 30 y 39 latigazos en público.

El 16 de noviembre, dos personas fueron azotadas en la provincia de Bamiyán como castigo por un delito desconocido. El 18 de noviembre, 19 personas, incluidos 10 hombres y 9 mujeres, recibieron 39 latigazos cada una en la Gran Mezquita de la provincia de Takhar, y la Corte Suprema declaró que cometieron los delitos de adulterio, robo y fuga.

El 22 de noviembre, un hombre y una mujer fueron azotados en la provincia de Laghman tras ser acusados ​​de adulterio. La Corte Suprema dijo que el hombre recibió 30 latigazos, mientras que la mujer recibió 25 latigazos.

Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *