• Tres casas han sido ocupadas por dos parejas con hijos y una tercera por una mujer británica


  • El Ayuntamiento de Vall de la Gallinera, municipio al que pertenece Llombai, ha tenido que volver a poner en funcionamiento el alumbrado público


  • Stefan Gregor, un ex nazi, fue su último habitante

las calles de llombaiun pequeño pueblo que pertenece al municipio de La valle de la gallinera (Alicante), han vuelto a la vida con la llegada de una docena de vecinostras la marcha del último habitante en 1977, convirtiéndose en uno más de la larga lista de pueblos abandonados de España.

Después de años de abandono tres casas han sido habitadasdos de ellos con parejas jóvenes con hijos y un tercero, de una mujer del Reino Unido que ha heredado la casa que su madre compró hace décadas.

Con la llegada de los nuevos habitantes, el Ayuntamiento ha tenido que poner alumbrado publico para dar luz a la población por la noche. Durante unos días varias farolas solares, como parte de la apuesta del ayuntamiento por la sostenibilidad energética, iluminan las calles.

Otra de las calles iluminadas del pueblo

Otra de las calles iluminadas del puebloAyuntamiento de Vall de la Gallinera

Un nazi, el último habitante

En 1977 falleció. stefan gregorioel único y último habitante de Llombai en ese momento.

Gregor, de origen yugoslavo, nació en 1914 y llegó a la localidad a finales de los años 40.

Este apasionado del arte, de carácter excéntrico, ha sido objeto de varias investigaciones periodísticas que apuntan a que fue un viejo nazi que se escondió en este pequeño pueblo aislado del mundo después de la conclusión de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, Gregor prefería la montaña a la playa y el silencio al bullicio de la ciudad costera.

En realidad, en su mejor momentocuando había más de una docena de casas habitadasel pueblo no contaba con colegio, médico ni iglesia, según explica el ayuntamiento de Vall de la Gallinera, que asegura que esos vecinos empezaron a abandonar el pueblo por el aislamiento y la falta de trabajo.

Ahora, 45 años después, los primeros pobladores de Llombai ellos disfrutan de la naturaleza que rodea este pueblo y el tranquilidad de sus calles donde se vuelven a escuchar algunas voces.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *