• El PP “respaldará” a los barones socialistas “el pardo” de la sedición con la vista puesta en las elecciones municipales y autonómicas


  • El Génova no cree que su ofensiva con la sedición le pase factura en Cataluña: “No vamos por el voto de ERC sino por el de Ciudadanos”


  • Feijóo de momento no coge el guante de Arrimadas para encabezar una moción de censura contra Sánchez

“Humillación”. Esa es la palabra talismán con la que el Génova ya le ha dado la manivela a imprimir tuits y a martillar declaraciones. Y fuma. “Humillación de España” y “humillación del PSOE” todos los líderes del Partido Popular de todos los territorios repiten en torbellino y al unísono, jodiendo a los barones socialistas que afrontan decisivas elecciones autonómicas y municipales dentro de doscientos días y que se leerán en clave nacional.

Los populares han encontrado en la decisión del presidente Pedro Sánchez de eliminar la sedición la cuña que necesitaban para reabrir la fuga por la que se escapaban votos del PP con la solemne promesa de que Recuperarán este delito si llegan al Gobierno. Según las últimas encuestas publicadas, Moncloa había conseguido frenar esta fuga de votos socialistas y provocar el estancamiento del efecto Feijóo, para gran preocupación de Génova. Hasta ahora.

Después de que Sánchez intentara expulsar al líder del PP de la “moderación” tras la ruptura unilateral de las negociaciones del Poder Judicial, los populares creen que este movimiento los devuelve al centro. “Esto nos coloca como la única fuerza central. En este momento el PSOE no está en condiciones de apelar al voto moderado. No está en condiciones de competir con el PP en centralidad. Ha estado acorralado por la izquierda y ahora también gira hacia el nacionalismo”, aseguran a NIUS desde el núcleo duro de Feijóo. Añaden con satisfacción no disimulada que la supresión de la sedición demuestra que fue “un éxito absoluto” no pactar con el Gobierno el GGPJ.

La sedición nos sitúa como la única fuerza central. El PSOE no está en condiciones de apelar al voto moderado. Ha sido acorralado por la izquierda y ahora también gira hacia el nacionalismo

Núñez Feijóo no ha perdido un minuto en recolonizar ese espacio. “Quiero que sepan que el centro político que no entiende esta decisión no es huérfano”proclamó el viernes en un comunicado institucional nada más bajarse del avión que lo trajo de regreso de su gira por América Latina.

Lo popular intentará estirar el chicle de la sedición hasta las elecciones de mayo. Confían en que su efecto no se diluirá como ya ha ocurrido con los indultos redimidos por Moncloa, aunque también son perfectamente conscientes de que esto por sí solo no será suficiente para vencer a Pedro Sánchez. “El deterioro de un Primer Ministro no pasa en 15 días y esto no le suma. La gente no ha olvidado y sigue recordando cosas como esta. ¿Vamos a ganar los próximos 200 días con esto? No. Pero su imagen se está deteriorando”, insisten en Génova.

El PP levantará la sedición para captar el voto socialista y “enmarronar” a los barones del PSOE

La estrategia de deterioro de la marca Sánchez pasa por apretar las tuercas a los barones socialistas y abrir ahí la primera grieta. “Sánchez pretendía avalar a Feijóo este marrón de sedición que no es moderación y no es centralidad, por lo que se lo vamos a refrendar ahora a tantos lideres socialistas como hay en este pais”, admiten a NIUS desde Génova.

En el punto de mira, los presidentes de Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura son muy críticos con la eliminación de la sedición. La demanda popular Emiliano García-Page, Javier Lambán y Guillermo Fernández Vara que sus diputados nacionales se rebelen contra Sánchez y voten en contra de la derogación de la sedición.

El deber moral de aquellos socialistas que están de acuerdo con nosotros en que esto es una aberración deben hacer pública su oposición a esta medida y tratar de no seguir adelante (Alberto Núñez Feijóo)

“El deber moral de los socialistas que de acuerdo con nosotros en que esto es una aberración Deben hacer pública su oposición a esta medida e intentar que no se lleve a cabo”, presiona Feijóo y tras él todo el PP en bloque.

Un mensaje que los líderes territoriales populares han replicado a acosar a sus homólogos socialistas. “Ximo Puig debe aclarar si es cómplice de Sánchez”; “¿Y ahora qué, Adrián Barbón? ¿Seguirá siendo cómplice de Pedro Sánchez? “Ni el PSOE de Cantabria ni su socio Miguel Ángel Revilla pueden quedarse callados ni apoyar esta infamia”; “Sánchez traiciona a nuestro país con el silencio cómplice de Page”. Y así todo.

A partir de ahora los populares apelarán en sus mensajes directamente a la “mayoría social” ya los votantes socialistas que, tras indultar a los condenados líderes del ‘procès’, no entienden con sedición este nuevo movimiento de Sánchez. “Yo creo eso la gran mayoría de los socialistas españoles también están indignados con esta alfombra roja puesta para Puigdemont”, ya ha dicho Esteban González Pons, tirando de argumento.

Por el voto de Ciudadanos en Cataluña

feijoo Se dirigió este viernes a los culés “que anhelan centralidad y moderación” para luego convertirse en la única alternativa de Sánchez. El líder de los populares ha dado prioridad a Cataluña en su camino para llegar a La Moncloa y cree que el último ‘CIS Catalán’ publicado esta semana y que muestra un importante ascenso del PP, viene a darle la razón. Los populares crecen a costa de Ciudadanos y Vox pero también recogerían votos de los huérfanos de la antigua Convergencia.

¿Acaso el exceso de sedición pondría en peligro la estrategia de presentarse como un partido de centro “no hostil” a Cataluña? En Génova lo niegan. “Vamos a intentar que la gente entienda que seremos implacables con el independentismo pero que somos un partido apegado al territorio. No podemos ser condescendientes con que la sedición caiga bien en Cataluña. No queremos caerle bien al independentismo. No vamos a por el voto de ERC o Junts, vamos a por el voto de Ciudadanos, de los catalanistas desencantados con el ‘procès’ y que no es independentista”, apunta un estrecho colaborador de Feijóo que reconoce que la prioridad ahora es “reforzar el vínculo entre la marca PP y Cataluña”. Eso y engullir Ciudadanos tanto como sea posible.

Intentaremos hacer entender a la gente que seremos implacables con el independentismo pero que somos un partido apegado al territorio. No podemos ser condescendientes con que la sedición caiga bien en Cataluña

La formación naranja ganó las elecciones en Cataluña hace cuatro años y el Génova aspira a ese enorme trozo de tarta. “Vamos a convencer a los catalanes que votaron a Arrimadas hace cuatro años, a la gente que ha votado a Salvador Illa, a la gente que ha votado a un partido constitucionalista como alternativa a la independencia, que nos empiecen a elegir. Que seamos la fuerza no independentista de referencia en Cataluña. Eso sin ser un partido que la gente perciba como hostil a Cataluña”, añaden esas mismas fuentes.

Inés Arrimadas se defiende de esa embestida que amenaza con tragarla intentando poner en aprietos a Feijóo. El viernes le instó a encabezar una moción de censura contra Pedro Sánchez. “Es lo mínimo”, dijo. “Se podría haber quedado en Cataluña y presentarse a la investidura como presidenta de la Generalitat”, respondió entonces Cuca Gamarra. Feijóo no ha recogido el guante de momentoo. “Arrimadas necesita un corte en la televisión diciendo casi cualquier cosa. Nosotros no”, se instalan en Génova. Pero Vox ya se lanza y recuerdan la moción de censura que presentaron hace dos años y que ni PP ni Ciudadanos apoyaron.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *