Dubái, Emiratos Árabes Unidos (CNN) — Dos nuevos estudios muestran que un tratamiento común para algunos dolores de artritis en realidad podría empeorar la afección.

“La osteoartritis de rodilla es una de las afecciones más crónicas, degenerativas y progresivas, con un estimado de 800 000 pacientes al año solo en los Estados Unidos”, dijo la Dra. Upasana Bharadwaj, autora principal de uno de los estudios.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la osteoartritis es una forma común de artritis, ya que el cartílago dentro de una articulación se desgasta con el tiempo y el hueso circundante cambia.

Bharadwaj, investigador posdoctoral en el departamento de radiología de la Facultad de medicina de la Universidad de California en San Francisco, agregó que al menos el 10% de los pacientes que participaron en el estudio usaron inyecciones para controlar el dolor. Dos de estos son los corticosteroides, más comúnmente, y el ácido hialurónico.

Ambos estudios, presentados en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte, utilizaron radiografías o resonancias magnéticas (IRM) para rastrear la progresión de la osteoartritis en las rodillas de los pacientes. Algunos de estos pacientes no recibieron ningún tratamiento y otros recibieron inyecciones de corticoides o ácido hialurónico.

Ambos estudios mostraron un aumento estadísticamente significativo en la progresión de los cambios degenerativos en el cartílago de la rodilla durante dos años en las personas que recibieron inyecciones de corticosteroides, en comparación con las que recibieron inyecciones de ácido hialurónico o ninguna, según los autores del estudio.

Azad Darbandi, autor principal del otro estudio, dijo que las personas no siempre tienen que sentir más dolor si las imágenes se ven peor.

“Es posible que vea que la rodilla se ve mal en una radiografía, pero es posible que el paciente no tenga peores síntomas”, agregó Darbandi, investigadora y estudiante de medicina de la Universidad de Medicina y Ciencias Rosalind Franklin en Chicago.

Los dos estudios destacan un debate entre los miembros de la comunidad científica sobre la osteoartritis y el papel de los cambios en la estructura articular. Jason Kim, vicepresidente de investigación de la artritis en la Arthritis Foundation, que no participó en el estudio, dijo que el dolor es el síntoma principal reconocido actualmente.

La conclusión de los dos estudios es que los corticosteroides deben administrarse con precaución para el dolor de la osteoartritis.

Darbandi dijo que las inyecciones de ácido hialurónico pueden ser una opción prometedora para el control del dolor, pero se usan menos debido a la falta de investigación al respecto.

Continuó: “Es posible que deba inyectarse ácido hialurónico hasta que se estudie en profundidad para controlar mejor el dolor”.

Cómo tratar el dolor de artritis

Kim anotó que si bien los corticosteroides son una forma rápida de aliviar el dolor y controlar la inflamación, es posible que no sean una buena opción para el tratamiento a largo plazo. Explicó que las inyecciones repetidas pueden poner a los pacientes en riesgo de otros problemas, como infecciones, porque los corticosteroides suprimen su sistema inmunológico.

Kim agregó que es posible que algunas personas no obtengan muchos beneficios de las inyecciones de esteroides o el ácido hialurónico. Recomienda una estrategia a largo plazo, con un equipo confiable de proveedores de atención médica, que incluye un médico de atención primaria, un ortopedista, un fisioterapeuta, un dietista y un reumatólogo.

Kim consideró beneficioso controlar el peso y el índice de masa corporal, mejorar los efectos metabólicos y reducir la inflamación en general, y agregó que también es importante hacer ejercicio, ya que se ha demostrado que caminar mejora los síntomas de la artritis.

Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *