• “Ahora a los niños con supuesto déficit de atención se les diagnostica peor o se les sobrediagnostica”


  • “Uno de los factores más importantes que hacen que el comportamiento de una persona sea inteligente involucra un circuito de control de atención altamente eficiente en el cerebro”


  • “En los adultos, la capacidad de mantener la atención es de entre 45 minutos y una hora”

Charo Rueda (Almería, 1972) defiende que una de las claves para tener éxito en la vida es tener una buena capacidad de atención, porque gracias a ella es más fácil tomar buenas decisiones. Experto en atención, en cómo controlarla y también en cómo mejorarla, Es profesora de Psicología Básica en la Universidad de Granada, donde imparte Neurociencia Cognitiva en el Departamento de Psicología Experimental y dirige el laboratorio de Neurociencia Cognitiva del Desarrollo.

En su último libro, Educar en la atención con el cerebro (Alianza Editorial), profundiza en cómo la atención nos permite interactuar con el medio de una manera más profunda, más rica en matices y más nítida, pero también tomar decisiones más acordes con nuestros objetivos.

Pedir. ¿Por qué es tan importante prestar atención?

Responder. Básicamente, cuando el cerebro está en un estado de atención, la información no se procesa de la misma manera, sino con un mayor grado de profundidad. Y entrar en lo que llamamos conciencia. Es decir, somos conscientes de lo que estamos haciendo y de la información que está llegando a nuestro cerebro. Y así tomamos decisiones que están en sintonía con nuestros objetivos: voluntarias, conscientes y meditadas.

P. ¿Tener una buena capacidad de atención es clave para tener éxito en la vida?

r Todos los datos que nos llegan de las investigaciones apuntan en esa dirección. Uno de los predictores más importantes para el éxito profesional, el éxito académico, la salud monetaria y la salud física es la capacidad de regular la atención y el comportamiento en un estado de atención, incluso por encima de la inteligencia. ¿Por qué? Porque cuando uno toma decisiones voluntarias y sopesadas en base a objetivos que a veces son estratégicos, se come, por ejemplo, mejor y no se deja llevar por deseos inmediatos como comer dulces o fumar.

P. ¿Son las personas más inteligentes las que tienen la capacidad de atención más larga?

r Probablemente no todos estarán de acuerdo conmigo en esto, pero hay muchos datos que sugieren que este es el caso. Cuando miras la evolución filogenética del cerebro de nuestra especie, lo que ves es que una de las partes del cerebro del Homo sapiens, que es la más diferente al resto de especies, es precisamente la que tiene que ver con todo el circuito de control de la atención. Otra cosa que se ve claramente en los estudios de neuroimagen es que cuando uno realiza tareas que involucran el razonamiento para medir la inteligencia, también hay una activación muy fuerte en el circuito anatómico relacionado con la atención. Eso me hace pensar que un cerebro inteligente es un cerebro que tiene una gran capacidad para regular el procesamiento de la información. En mi opinión, uno de los factores más importantes que hace que el comportamiento de una persona sea inteligente implica un circuito de control de atención altamente eficiente en el cerebro.

P. ¿Se puede formar para recibir más y mejores cuidados?

r Sí, claramente. El órgano de la cognición es el cerebro y, como cualquier otro órgano, su estructura y función está parcialmente determinada por la genética. En otras palabras, la eficiencia atencional de una persona está sujeta en parte a lo heredado de sus padres. Pero lo que pasa con el cerebro humano es que es muy plástico. Es un órgano que ha evolucionado de manera que su funcionamiento está cada vez más determinado por las experiencias que recibe. Es funcionalmente especializado para maximizar la capacidad de una persona para procesar la información que se requiere. Un ejemplo muy claro es el lenguaje. El cerebro de todo Homo sapiens tiene un circuito cerebral específico para aprender el lenguaje. Ahora bien, algunos aprenden un idioma u otro en base a la experiencia. Un niño que no estuviera expuesto a ningún tipo de lenguaje no aprendería ninguno. Y el que nace en Japón aprenderá japonés. Y otro que nació en España, español. Si llevamos esto al campo de atención, sucede lo mismo. Si tenemos un entorno que nos exige y nos pone en una situación en la que necesitamos encontrar ese estado cerebral de procesamiento atento, nuestro cerebro crecerá para maximizar esa capacidad.

P. Eso lo ha comprobado en su laboratorio.

r Sí. Hemos hecho estudios para ver hasta qué punto podemos alterar el funcionamiento de nuestro cerebro haciendo que niños de entre cuatro y seis años hagan ejercicios que hemos diseñado para activar las estructuras del cerebro que se activan cuando uno está prestando atención y ejerciendo control. sobre sus respuestas.

r Sí, eso lo hemos comprobado cuando entrenamos con ese ejercicio. Si hacemos una medición del cerebro antes del entrenamiento y después, vemos que el grupo entrenado, frente a un grupo que hace los ejercicios pero no aumenta la dificultad de estos en el programa de entrenamiento, hay una mejora en la eficiencia en el funcionamiento del cerebro. cerebro en el grupo entrenado.

P. ¿Esa eficiencia perdura en el tiempo?

r A corto plazo se mantiene, pero para que lo haga a largo plazo hay que seguir entrenando.

PAGS. Entonces, ¿recomiendas que los escolares entrenen su capacidad de atención?

r Sería bueno que las habilidades cognitivas necesarias para la academia se ejercitaran más en los currículos escolares. Por ejemplo, la atención, la memoria, el razonamiento… Tengo la sensación de que los currículos escolares se centran mucho en los contenidos pero poco en las habilidades. Al menos en la etapa infantil, se debe hacer un esfuerzo por entrenar las habilidades cognitivas que luego serán necesarias para todos los contenidos.

P. ¿Deberías entrenar también en casa?

r Hay estilos de crianza que favorecen la toma de decisiones, la regulación emocional, la regulación atencional… Bastaría con que los padres fueran conscientes de ello y pusieran más en práctica este tipo de habilidades. Tener un buen estilo de vida también influye: un buen patrón de sueño, alimentación, padres que estimulen cognitivamente y den a sus hijos oportunidades de ser autónomos y tomar decisiones, y que los oriente a desarrollar estrategias a largo plazo.

P. ¿Qué ejercicios hay para entrenar la atención?

r Cualquier ejercicio que haga que el niño tenga que inhibir una conducta automática que es incorrecta y tenga que detenerla para tomar una decisión alternativa. Disponemos de ejercicios adaptados a la dificultad. Una muy simpática es que en pantalla aparecen robots de diferentes formas (cuadradas, rectangulares y redondas) que comen frutos secos de su forma, pero no de otra. Por lo tanto, el botón debe apretarse cuando la tuerca coincida con el robot. Para hacerlo más desafiante, incluimos tuercas de la misma forma pero oxidadas, que no funcionarían. Por eso hay que tener mucho cuidado para acertar.

Entrevista a Charo Rueda, Catedrática de Psicología

Prueba de atención en la Universidad de Granada. NIUS

P. A veces es agotador mantener la atención.

r Estar atento implica un procesamiento de la información muy rico y profundo. Y es un ejercicio todo el tiempo de sopesar la respuesta que das a esa información en función de tus objetivos. Esto supone una serie de circuitos, de regiones, muy importantes. Son regiones que consumen mucha energía. Y es muy agotador, por supuesto.

P. ¿Por qué hay personas que pueden mantener la atención haciendo varias cosas a la vez y otras no?

r La eficiencia con la que uno puede atender es una mezcla interactiva de genes y experiencias o aprendizajes. Hay algunas variaciones genéticas que suponen una mayor o menor dopamina en el cerebro y eso hace que tengas una mayor tendencia a ser más hiperactivo o distraído. Pero a veces las experiencias son capaces de modificar la genética. Si entrenas una habilidad, puedes mejorarla, incluso si tienes una genética que, en principio, no era la más favorable hacia esa habilidad.

P. ¿Las mujeres son mejores para poder atender varias cosas a la vez?

r No tengo más claro que las mujeres son mejores. Mujeres y hombres han tenido diferentes ocupaciones histórica y culturalmente. Eso hace que el cerebro femenino esté más capacitado para la multitarea. Pero esa es una pregunta que debe ser probada. No me gustan estas declaraciones simples porque a menudo están equivocadas.

P. Y los niños, ¿cuánto tiempo pueden mantener la atención?

r La capacidad de atención significa en psicología cuánto tiempo se puede mantener la atención. En los niños esto no está bien engranado en el cerebro y es muy difícil llegar a un estado de atención alto y mantenerlo, sobre todo si esa atención sostenida tiene que venir de un interés interno. A los más pequeños, si lo que se les cuenta es una historia que despierta su interés, como las historias con dragones, en la medida en que lo que les cuentes les motive y les toque las emociones, su spam será mayor. Su duración depende mucho de lo que están sirviendo. Un niño de tres años, ante una actividad desmotivadora, no puede durar ni un minuto, pero si lo hace, puede hacerlo durante 15 minutos.

r En los adultos, la capacidad de mantener la atención es de entre 45 minutos y una hora. Por eso las clases duran tanto.

P. Se habla mucho de los niños con trastorno por déficit de atención. ¿Hay más ahora que antes o se detecta más?

r Mi impresión no es que haya más, sino que se diagnostica peor o se sobrediagnostica. Muchas veces el problema es que es directamente el profesor o el médico de familia quien dice que un niño es hiperactivo y no hay un diagnóstico serio. Se requeriría la actuación de diferentes profesionales. Un psicólogo tendría que ser capaz de descartar que estos comportamientos hiperactivos y desatentos no se deban a otras circunstancias. A veces los niños tienen un ambiente familiar muy difícil. Uno de los primeros sistemas atencionales en deteriorarse a nivel cerebral se debe al estrés, la ansiedad y la falta de afecto. Muchas veces solo se valora la conducta del niño y se prescribe un psicotrópico para controlarlo farmacológicamente. Y eso es un gran error en mi opinión.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *