• Su propietario, un empresario sirio, pasó de vivir en el Barrio del Pilar de Madrid a buscar un piso de lujo en Dubái


  • La Policía considera que la red podría mover 300 millones al año en 22 países


  • Tras una vida de lujos, en España parte de los fondos se canalizaron a una empresa de VTC, otra firma de camiones

Afuera de alma de damasco Parecía un restaurante inspirado en Las mil y una noches. Prometía la mejor comida siria, dulces típicos de los países árabes y llegado el momento se bailaban bailes tradicionales persas. Sin embargo, desde el primer momento, el tráfico de clientes que tenía el local cada día llamó la atención de los agentes.

Si bien las críticas en los distintos portales de restauración no eran muy halagüeñas, el local ubicado en el polígono industrial Cobo Calleja (Fuenlabrada, Madrid) contaba con una clientela fija, que, en opinión de los agentes, tenía poco o ningún interés por la comida y gastaba con frecuencia alrededor de las instalaciones para entregar dinero. su dueno, un empresario sirio llamado Mohamed H. y nacido en 1985 ya había sido detenido en diciembre de 2019 y acusado de presunto blanqueo de capitales y delito fiscal. Poco sabían los agentes Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) que en 2020 empezaron a vigilar los movimientos en los locales que iban a descubrir la sucursal principal en España del que, según Europol, es el mayor banco “de narcotráfico de Europa”.

Desde un principio, el caso recayó en el grupo especializado en mafias de origen chino. No en vano, el local está ubicado en el polígono industrial con mayor concentración de mayoristas orientales de toda España. Al ver a tantos ciudadanos chinos repetir día tras día en el local, los agentes lo tenían claro. O el cuscús de pollo era realmente cautivador o en ese lugar pasaba algo más que un consumo moderado de cocina árabe. Y asi fue. Tanto es así que a pesar de que el restaurante cerró el pasado mes de septiembre (el local donde estaban alquilados pasó a manos de un banco) los clientes seguían llegando. a la misma zona en busca de los furtivos financieros.

Así dio sus primeros pasos la convocatoria Operación Caldoque comenzó investigando los movimientos de una familia siria y terminó involucrando a la mitad de la policía en Europa, revelando los movimientos de tres grandes grupos mafiosos de diferentes nacionalidades, cargamentos de hasta cuatro toneladas de cocaína en dos contenedores, transferencias de dinero negro a través de valor de varios millones de euros y sobre todo una red de financiación paralela que servía a los diferentes grupos mafiosos para mover dinero negro entre países sin necesidad de abrir ninguna cuenta.

esposas

esposasniusdiario.es

Un goteo de intervenciones discretas

De manera muy básica, la institución financiera funcionaba como un sistema de compensación. es la llamada hawala: un cliente dejaba el dinero en la sucursal de Madrid, y otra persona podía cobrar los fondos, descontando la tarifa del servicio, en cualquier otra “sucursal” del mundo sin mayor explicación. Posteriormente, los terminales de esta red se comunicaban a través de un grupo de mensajería telefónica, donde se cuadraban las transacciones. Esta es la investigación en la que ahora se afanan los investigadores, para ahondar en las ramificaciones que tuvo este narcobanco desde Finlandia a Turquía y sacar a todos los clientes. Además, los investigados ofrecían a las mafias otros servicios como préstamos, que según el policia nacional servía para financiar cargamentos internacionales de cocaína. En su última etapa y según fuentes familiarizadas con el caso, los investigados también invirtieron parte de sus fondos directamente en cargamentos de droga.

Así, la madeja comenzó a crecer, el principal cabecilla pasó de un piso en el Barrio del Pilar de Madrid a un chalet en la zona de Mirasierra, y en las escuchas telefónicas los agentes detectaron su deseo de comprar una vivienda en Dubái. Según fuentes del caso, la agencia a cargo de la operación en el país árabe tenía un nombre compuesto. Su primera palabra dio una idea de lo que estaba pasando: Lujo (lujo).

El trabajo policial se extendió dentro y fuera de las fronteras. En suelo español, los agentes comenzaron a controlar a tres grupos familiares distintos, el principal cabecilla, su hermano y un sobrino político, a otros dos empresarios de Móstoles ya otro núcleo asentado en el norte de Madrid. Así, detectaron que parte de los fondos en España estaban siendo utilizados para financiar una empresa de VTC y una empresa de camiones.

Escondites en vehículos

Mientras tanto, las investigaciones comenzaron a proporcionar datos de transacciones como un goteo incesante. Cada vez que los agentes tenían conocimiento de un pase, montaban un “control de rutina” que conseguía incautar los fondos sin levantar sospechas, fingiendo que la operación policial era en realidad fruto de la casualidad. O mejor, la mala suerte de los delincuentes. Así, y durante dos años, los agentes de la UDYCO lograron sacar de circulación 2,4 millones de euros sin que los presuntos delincuentes se dieran cuenta de que estaban bajo los reflectores.

coches

cochesniusdiario.es

Del mismo modo y con la ayuda de la Agencia Tributaria, se procedió al bloqueo de dos contenedores cargados de cocaína. La primera fue en 2020 y la segunda en 2021. El aumento de las investigaciones coincidió entonces con el movimiento de fondos de las familias investigadas. A pesar de ser discretos empresarios, llegaban grandes gastos como autos de lujo, también reflejados en informes policiales. Entonces empezó un nuevo negocio, o más bien una necesidad, la de “calentar” los coches, o lo que es lo mismo, dotarlos de escondites en los bajos del vehículo para que el dinero viaje escondido en un lugar secreto. Era un juego del gato y el ratón, pero con los agentes un paso por delante.

21 expedientes y 32 detenidos

Finalmente, el pasado mes de septiembre, en un dispositivo en el que participaron 120 agentes, se iniciaron 21 registros y se realizaron 32 detenciones en Madrid, Toledo, Málaga y Álava. Allí los agentes hallaron 485.000 euros en efectivo, una pistola semiautomática, 470 kilos de hachís, 1,2 toneladas de cogollos de marihuana, un cultivo con 995 plantas, 11 vehículos de lujo, siete relojes de alto valor y el taller mecánico donde los investigados fabricaban. modificaciones a los coches.

relojes

relojesniusdiario.es

Ahora, los agentes trabajan en la información que pueden extraer de los teléfonos móviles de los investigados. Los terminales eran su principal herramienta de negocio y por ello, la información contenida en ellos previsiblemente hará crecer esta red, ya considerada “la mayor entidad financiera para el narcotráfico en Europa”. Y todo, de una tetería de Fuenlabrada.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *