• Según el supervisor, en el tercer trimestre el dinamismo de las utilidades está cayendo por la desaceleración económica


  • El BdE asegura que las empresas no han trasladado todo el incremento de costes a los precios de venta de forma agregada


  • Los gastos de personal, que aumentan un 6,9% entre enero y septiembre en términos interanuales

El Banco de España ha comprobado que los beneficios netos de las empresas españolas no financieras han registrado un aumento del 94,7% durante los primeros nueve meses del año, lo que significa que las empresas ya tendrían un nivel similar al registrado antes de la pandemia. Así se desprende de los datos del artículo analítico ‘Evolución económica y financiera de las empresas españolas en 2021 y 2022 según el Balance Central’ presentado este jueves por el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán.

Si se tienen en cuenta los gastos e ingresos atípicos, los beneficios empresariales solo aumentarían un 68,2%, ya que en 2021 se registraron ingresos principalmente por plusvalías obtenidas en operaciones de venta de activos que en el periodo analizado de 2022 han sido de menor cuantía.

Asimismo, a lo largo de los últimos trimestres ha mostrado fortaleza el mayor dinamismo del resultado bruto empresarial (que incluye el resultado neto ordinario sin restar gastos financieros y amortizaciones), con un aumento del 38,5%frente a los gastos de personal, que aumentan un 6,9%.

El aumento de los beneficios ordinarios se ha traducido también en un aumento de los ratios de rentabilidad media en los primeros meses de 2022 y un aumento del margen de negocio sobre el valor añadido bruto en un 21%, volviendo a los niveles de 2019. Gavilán ha explicado que esto implica que la distribución de estos beneficios está “sesgada” hacia las empresasaunque en 2020, el reparto fue al revés: los empleados se beneficiaron más que las propias empresas.

Gavilán también ha destacado que el aumento de los beneficios empresariales se está viendo impactado por el episodio de alta inflación y que lo que realmente está pasando es que las empresas están volviendo a los niveles de 2019.

Pérdida de dinamismo en los últimos meses

El artículo analítico recoge datos tanto del Balance Central Integrado de 2021, con una muestra en torno a un millón de empresas no financieras españolasy del Balance Trimestral con datos hasta septiembre pasado, con una muestra significativamente menor de 1.000 empresas, y con un sesgo hacia las grandes empresas, según explicó el supervisor durante la presentación.

Teniendo esto en cuenta, el supervisor destaca que en 2021 y que en los tres primeros meses de 2022 la actividad empresarial se recuperó con cierto vigor, tras el importante retroceso que sufrió en 2020, aunque en el tercer trimestre pérdida de ganancias dinamismo como reflejo de la ralentización de la actividad económica, situación que se observa en la mayoría de las ramas de actividad, pero que afectó especialmente a la industria y, en menor medida, al comercio, la hostelería y el transporte.

El incremento de costes no se traslada íntegramente a ventas

El director general de Economía y Estadística del BdE también ha afirmado que las empresas no han trasladado todo el incremento de costes a precios de forma agregada de las ventas de sus productos y servicios en los nueve primeros meses de 2022, aunque ha indicado que se trata de una situación en la que hay “mucha heterogeneidad” entre sectores.

En concreto, explicó que, tras la fuerte reducción experimentada en 2020 como consecuencia de la pandemia del Covid-19, en 2021 repuntó el margen sobre ventas, en un contexto de recuperación económica. Sin embargo, esto la tendencia creciente del margen se interrumpió en 2022en gran parte como reflejo de la dificultad que habrían tenido muchas empresas para trasladar a sus clientes el aumento de los costes de producción, en particular los asociados a los productos energéticos, que aumentaron notablemente.

Además, las empresas serían pérdida de ingresos reales en los primeros meses de 2022 en comparación con 2019mientras que el margen sobre las ventas también se habría reducido en comparación con el nivel previo a la pandemia.

Mayor dependencia energética, menores márgenes

El supervisor indica que los sectores con mayor peso de los gastos energéticos y petroleros en sus costos de producción son aquellos que registran un mayor caída en sus márgenes sobre las ventas respecto al resto de empresas, en concreto hasta 40 puntos.

Las caídas de márgenes también predominarían en aquellas empresas que, independientemente del sector de actividad al que pertenezcan, tienen más posibilidades de exportar, y por tanto operar en entornos más competitivosasí como aquellas que parten de márgenes más elevados y, por tanto, tienen mayor capacidad para ajustarlos a la baja en un contexto de fuerte presión de costes.

La hostelería y el comercio superan los márgenes previos a la pandemia

Además, explicó que los márgenes sobre las ventas aún no han podido moverse por la velocidad del alza que ha registrado la inflación en los últimos meses, por lo que ha descartado que por el momento se produzcan efectos de segunda vuelta.

Aumento de personal y salarios.

Por otro lado, en cuanto a los gastos de personal, queAumentaron un 6,9% entre enero y septiembre En términos interanuales, el Banco de España explica que esta evolución ha estado impulsada tanto por el aumento del 3,6% de la plantilla efectiva media como por el incremento de las retribuciones, que crecen un 3,2%.

El supervisor destaca que el crecimiento del empleo se registró exclusivamente en el grupo de trabajadores fijos, que aumentó un 6,4%mientras que el personal de contrato temporal disminuyó un 13,4%, lo que se explicaría tanto por algunos ajustes de plantilla como por el impacto asociado a la reforma laboral aprobada este año, que habría provocado un traspaso a empleo indefinido de los trabajadores que tenían contratos temporales.

Por sectores, los aumentos en el empleo se concentraron especialmente en los sectores de servicios. Así, en comercio y hostelería se produjo un incremento del 4,3%; en información y comunicaciones, el 2,9%, y en el denominado ‘resto de actividades’, el 4,6%; Dentro de estos últimos, destaca el buen comportamiento experimentado por las empresas de transporte una vez eliminadas las restricciones asociadas a la crisis sanitaria del covid.



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *