Esta vez, el paro afectará a la Línea D (Adrián Escandar)
Esta vez, el paro afectará a la Línea D (Adrián Escandar)

Un nuevo paro nocturno afectará este lunes al servicio de metro, en este caso al de la línea Dque, como viene ocurriendo desde hace varios días en distintas sucursales, dejará de circular a las 21:00 horas, justo después de que se hayan levantado los torniquetes durante una hora, como parte de una protesta gremial.

El conflicto, que comenzó a principios de noviembre, vuelve a afectar a miles de usuarios que utilizan habitualmente este transporte público y que ahora deben buscar una alternativa a raíz de un litigio entre la empresa emovaque tiene la concesión, y el metrodelegados.

En concreto, el gremio exige una reducción de la jornada laboral a cinco días y tener dos francos, y la sustitución por parte de las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires de las formaciones con asbesto.

Sin embargo, la empresa se niega a seguir adelante con la primera de estas solicitudes, afirmando que implicaría una reducción de la jornada laboral semanal, lo que “es incompatible con el correcto funcionamiento del servicio”.

Ante esta situación, y sin un acercamiento entre las partes, que se mantienen firmes en sus respectivas posiciones, el gremio anunció que van a retomar medidas de contundencia, que incluyen levantamiento de torniquetes y cese de actividades.

El comunicado completo del sindicato
El comunicado completo del sindicato

“Desde la Asociación Sindical de Trabajadores del Metro y Premetro (AGTSyP-Metrodelegados) informamos que mañana continúan las medidas de autodefensa, ya que Emova aún no ha dado respuesta a nuestro pedido de dos francos semanales. De igual forma no hay respuesta sobre la falta de personal en todos los sectores ni sobre la compra de nuevos trenes libres de amianto”, explicó en un comunicado.

Como se especifica en el texto, firmado por los secretarios generales, Roberto Pianelliy adjunto, Néstor Segoviaen esta ocasión los pasajeros podrán viajar sin pagar de 20:00 a 21:00 horas en el estaciones Catedral, 9 de Julio, Pueyrredón, Agüero, Bulnes, Scalabrini Ortiz, Plaza Italia, Palermo, Ministro Carranza, Juramento y Congreso de Tucumán.

Además, justo cuando finalice esta medida, comenzará un paro total de actividades hasta el final del día, por lo que los trenes de esta línea dejarán de circular a las 21:00 horas y recién volverán a operar el martes por la mañana.

“Recordamos que el asbesto es un mineral reconocido como cancerígeno y que, a la fecha, hay 75 compañeros con diversas afecciones provocadas por la exposición a dicho mineral y lamentablemente 3 compañeros han fallecido por enfermedades provocadas por el asbesto. Para los trabajadores, la reducción de la jornada laboral semanal significaría también reducir la exposición a este cancerígeno y ganar en salud”, sostuvo el sindicato.

Como en los paros anteriores, que en un principio se realizaron de día y luego empezaron a ser de noche, los delegados de Metro pidieron “disculpas a las personas afectadas” por la decisión y exigieron a Emova “reflexionar sobre su actitud, que perjudica a los trabajadores y usuarios”.

Este lunes, la línea D finalizará su servicio a las 21:00 horas
Este lunes, la línea D finalizará su servicio a las 21:00 horas

Una protesta similar se realizó el pasado jueves, también con levantamiento de torniquetes y cese de actividades antes del horario habitual, en la línea B, que esa misma semana también fue interrumpida por un paro sorpresivo de la Sindicato de Tranvías Automotores (UTA), luego de una discusión entre un supervisor y un delegado del taller de Rancagua, donde se reparan y alojan los trenes.

Por su parte, Claudio Dellecarbonarasecretario ejecutivo de la AGTSyP, advirtió hace un tiempo que de continuar el conflicto y no recibir una respuesta de la empresa, en el caso de la línea B, no descartarían “la posibilidad de una paralización indefinida del servicio”.

“Legalmente, ninguno de los trenes disponibles en dicha línea podría circular porque contienen un material altamente peligroso por su impacto en la salud de las personas que está prohibido desde 2001”, remarcó.

Pero en contra de esta petición, Emova emitió hace un tiempo su propio comunicado, en el que aseguraba que el intento de reducir la jornada es inviable, porque implicaría, sostienen, una reducción de la jornada semanal de 36 a 30 horas. una semana “lo que resulta incompatible con el correcto funcionamiento del servicio”.

Además, la empresa sostiene que no es cierto que falte personal para cumplir con las tareas requeridas en el contrato, “ya ​​que los resultados cumplen con los parámetros de calidad exigidos”.

“Seguiremos con los canales de diálogo abiertos para evitar cualquier medida de fuerza que afecte el servicio y que perjudique a los más de 900.000 usuarios que día a día eligen la Red de Subtes para moverse por la Ciudad de Buenos Aires, en especial a quienes necesitan de este transporte público. para llegar a sus lugares de trabajo”, completó Emova.

Sigue leyendo:

Trabajó dos años como repartidor para recibir su título: la historia del arquitecto que se hizo viral

Unos 4.000 motociclistas se concentraron en Recoleta para denunciar ola de ataques de delincuentes que viajan en motos

Una funcionaria bonaerense fue madre y publicó un emotivo video con una revelación: “Hay que mirar más allá de los ojos rasgados”



Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *